A través de los micrófonos de La Voz de Montería, de la cadena radial La Piragua, diferentes madres de familias, denunciaron, los malos tratos que han recibido en muchas ocasiones por parte de funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) con sede en la ciudad de Montería.

Según se conoció, por estas madres, el ICBF, no se les están dando garantías a los niños que están en condición de discapacidad.

“Ciertos derechos de nuestros hijos están siendo vulnerados”, expresó Sandra Galeano, madre de una persona con discapacidad, que pidió ayudas en el Bienestar, para atender a su hijo, pero no consiguió respaldo.

Según indicó  Galeano, Bienestar Familiar desde hace un tiempo creo un programa que se llama Hogar Gestor, el cual le brinda ayudas económicas a niños que se encuentran en estas condiciones, como lo es un aporte de $350.000, con el fin de aportar al desarrollo de estos.

Sin embargo, según indica esta madre de familia, “Hogar Gestor parece ser manejado a conveniencia de las personas encargadas de esto”, ya que, según expresa, cuando ella se acercó a solicitar el ingreso de su hijo al programa, le preguntaron cómo se encontraba económicamente, y la persona encargada, Eline Romero, le respondió: “Usted tiene demasiado, su hijo no puede ingresar a Hogar Gestor, para eso usted tiene tíos, primos, empiece  a pedir ayuda a la familia, además acostúmbrese a no dejarle cargas a la sociedad”.

Para Sandra Galeano, la respuesta de la encargada no fue nada agradable, ya que se sintió insultada por la funcionaria, así mismo, contó que le dijeron que no la podían incluir en el programa porque es estrato 3, y le dijeron que: “ustedes tienen que aprender que el espíritu de mendicidad se tiene que acabar”.

Por su parte, Linda Lucia Barrera Páez, madre cuidadora de niños y adultos en estado de capacidad, expresó también su inconformidad con la Institución, e informó que ha tenido que llegar a las instancias de la Tutela, para hacer cumplir los derechos de su hijo.

“El tratamiento por parte del bienestar hacia los niños en estado de discapacidad es una tristeza”, expresó Barrera, y contó además, que dos funcionarios del Bienestar fueron a su casa a reclamarle por haber puesto una tutela, en vez de preguntar por el estado de salud del menor.