Burlada e indignada manifestó sentirse la doctora Alejandra Dulcey, líder en la costa de Médicos Unidos por Colombia, quien denunció que fue despedida sin justa causa del hospital Camino Bosques de María, el pasado 17 de abril.

Según la médica, lo que motivó su retiro fue la petición que ella hizo a los directivos del hospital para que les practicaran pruebas de COVID-19 a ella y a sus compañeros de trabajo, pues todos tuvieron contacto con la última persona que falleció por coronavirus en Barranquilla.

Lea también: https://www.lapiragua.co/animales-del-zoologico-de-barranquilla-tienen-sus-alimentos-asegurados/ciudad/baranquilla/

“En un chat donde estamos todos (incluidos mi jefe, la jefe de emergencia y la jefe de epidemiología) empezamos a escribir que exigíamos las pruebas, porque todos habíamos estado en contacto con el contagiado. Yo les dije que necesitábamos saber, en caso de que salieran positivas las pruebas, quién nos respondía, si la EPS o la ARL”, narró la médica.

“Yo les pregunté eso, porque la ARL poco o nada nos estaba dando de implementos de protección personal. La respuesta de la jefe de epidemiología fue que le diéramos los datos, porque la ARL y la Secretaría de Salud iban a definir la situación en 24 horas y nos iban a llamar, pero la definición que me llegó a las 24 horas fue un correo con la terminación del contrato”, agregó Dulcey.

Frente a esta situación, MiRed I.P.S., operador de la red pública hospitalaria donde laboraba la médica, informó a través de un comunicado que «como institución prestadora de salud ha tomado todas y cada una de las medidas ordenadas por la Organización Mundial de la Salud y el Gobierno Nacional para garantizar la protección de la salud de los usuarios y de todos los que laboran allí.

Con información de Blu Radio

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Córdoba y Colombia.

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias Diario la Piragua

Invalid email address
No enviamos spam, y puede darse de baja en cualquier momento.