Mario,  un cantante que venció las adversidades

La frase pronunciada por Jesucristo: “No hay profeta con honra, en su propia tierra”, se le puede aplicar a Mario Pérez Ramos un cantante de Cereté, quien logró fuera de su tierra natal conquistar  sus sueños.

 

1MARIO

Mario en la instalaciones de La Piragua

 

Desde su infancia mostró su gusto por la música y sus ganas de adquirir fama,  pero pasó dificultades: el hambre, los engaños de políticos y muchos  desprecios, lo atacaron con mucha frecuencia. No obstante no desfalleció, jamás se rindió y le puso el pecho a todas las adversidades.

 

 

 

A pesar de ser un formidable vocalista del género vallenato, fue víctima de la pérfida costumbre donde “los políticos no pagan a los artistas y quieren todo regalado”. El gran cantante y sus compañeros músicos, salían de las parrandas ajenas con los bolsillos vacíos y el cuerpo cansado.

 

 

 

Un día cualquiera se aburrió de tanto intentar la cabal promoción y reconocimiento  en su región, entonces decidió apostarle a la suerte y se fue rumbo Medellín, dejando tras él la familia y la actitud chocante de los que podían ayudarlo y no lo hicieron.

 

 

 

Con sus canciones buscaba manifestar desde el arte musical sus vivencias personales   y ese álgido mundo de hechos y acontecimientos que lo tocaban en su sensibilidad de ser comprometido con la sociedad en que vive.

 

 

 

Con una destreza narrativa y poniendo de presente su lucha con  las artes musicales,  criticó  los estados latentes de indolencia que se perciben con  el  sector cultural, pues no es un secreto que  crear cualquier arte en este Departamento es una labor casi imposible, de titanes y parece que se ve fácil pero no lo es. Por tal motivo varios grupos artísticos  se fueron de esta región y hasta del País, con el propósito de mostrar bien lejos su talento, simplemente porque existe una “rosca” que aparta al que no pertenece a ella. La región se convirtió en una árida zona de desesperanza para los talentos.

 

 

 

Los horizontes se abrieron en otros ámbitos. Por eso expresó el maestro Pérez Ramos-como lo dicen en otras latitudes de Colombia – “una vez arrancas  en el mundo musical, vienen luego las presentaciones, en cualquier parte del País. La cosa no es como se dice popularmente: ‘soplar y hacer botellas’. Es una labor de sacrificios, algunos altibajos económicos, luchas por una buena producción; jornadas extenuantes de trabajo, etc”.

 

 

 

Con voz sentida el maestro dice, “al ya fallecido Ex Alcalde de Cereté, Jaime Olivera Petro, le trabajé y se me hizo el loco, no me quiso pagar, ¡que decepción!” La voz del músico  se entrecorta y dibuja en su rostro una expresión  de frustración.

 

 

 

Es asunto comprobado que algunos artistas locales, departamentales y nacionales, después de ingresar a las filas de una corta o  prolongada fama, después de pasar por el sacrificio, con el objetivo de darse a conocer, sufren en carne propia la infamia de tratar de proyectarse con el arte en esta selva de cemento.

 

 

 

La voz sigue firme pero debilitada por la refriega de tantas vicisitudes: “Viviendo en Cereté trabajé en pavimentación de calles, ¡mire compa! esa vaina no es para humanos, es muy fuerte, no deseo a volver pasar por esa experiencia”.

 

 

 

La dura realidad se le estrella como unos proyectiles de infamia. “El artista aquí sufre mucho y pasa necesidades; tristemente lo digo ¡no nos paran bolas!; la gente nos ve en tarima, no saben que hemos llorado y  en ocasiones tras experimentar fracasos y desengaños” señala  Mario, con gestos propios de él, en una forma sencilla de desahogo.

 

 

 

Mario Pérez Ramos, es más reconocido en el interior y a nivel internacional que en su propia tierra natal Córdoba.

 

 


“A uno le queda la satisfacción del público y sus aplausos”
exclamó el autor de canciones pegajosas que suenan en las emisoras.

 

 

 

“Le mendigué a los políticos”

 

 

 

“Tengo que decirlo, estando en Cereté le mendigue a los políticos, en su momento quizás lo hice por necesidad pero nunca más confiando en Dios lo haré”.

 

 

 

“¡Un Negro personaje y político del 24 de mayo, me contrató en su campaña, le gravé jingles, me pagó por el suelo y posteriormente habíamos acordado la venta de unos CD y no me compró ni uno, por eso estoy resentido con la clase politiquera” reveló el cantor de vallenatos.

 

 

 

Cuando la fama le llega

 

Tras su extenso recorrido de desprecios y llantos, como pudo venció las adversidades y alcanzó su meta. Por eso Pérez Ramos recorre regiones cercanas y lejanas. Lo aplauden en  Venezuela, Panamá, México. En Colombia triunfa en Bogotá, Medellín, Barranquilla, Santa Marta, Sincelejo y Cartagena.

 

 

mario Con Jorge Baron(1) - copia

Mario Pérez y Jorge Barón

 

Su versatilidad y talento como artista le permiten abrir los escenarios de Colombia, programas Tiene Talento del canal RCN, el show de Jorge Barón y otros espacios de primer orden en el mundo del espectáculo. El folclorista cereteano completó 10 trabajos discográficos, con casi 20 años de experiencia en el ramo de las  canciones.

 

 

 

Algunas de sus  canciones

 

Las canciones del cereteano ya están siendo promocionadas: Quedé pelao, Me voy a quedar solito, Venceremos, La vida del gorrero, Sólo Dios sabe, La cachonita, No pares bola, La niña ido, de igual manera Chao pescao, llegó diciembre, mi río Sinú, estamos con Dios, Demasiado tarde, viva el ron y las mujeres, entre otras, son algunas de ellas.

 

 

 

“Me quedé en Medellín, allí  me acogieron y me aprecian, ¡que viva Antioquia y su gente!” gritó con alegría, como acostumbra, el cantante que venció todas las adversidades para llegar al  éxito.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.