Una muestra fue analizada en la ESE Hospital San José


Un suceso muy extraño tuvo lugar la tarde de este viernes, 16 de octubre, en el sector San Luis del barrio El Paraíso, municipio de Tierralta, al sur de Córdoba, cuando una inesperada lluvia de color rojizo bañó las calles y los hogares de sus sorprendidos habitantes.

El líquido, que parecía sangre, hizo que más de uno se santiguara y huyera despavorido a refugiarse bajo techo ante el susto por semejante fenómeno. La lluvia causó un gran revuelo en Tierralta y varios medios no tardaron en hacer eco de la curiosa noticia, dando pie a las especulaciones más alocadas para intentar explicar lo sucedido. 

Para los vecinos del sector no caben dudas: se trató de una lluvia de sangre. Incluso una bacterióloga analizó una muestra del misterioso líquido, pero… ¿Qué fue lo que ocurrió en realidad? ¿Realmente era sangre?

Para calmar las ansias y obtener respuestas, cerca de las 7:00 p.m. la comunidad llevó una muestra del líquido a la ESE Hospital San José, donde la bacterióloga Tatiana Ahumada se dio a la tarea de analizarla. ¿El resultado? No había presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos o plaquetas, en pocas palabras, no es de origen animal o humano.

La comunidad tiene opiniones divididas: algunos aseguran que es «un mal presagio», otros afirman que es una señal divida y los más osados hablan de milagro.

¿Qué dice la ciencia?

En realidad, las llamadas lluvias de sangre se han producido ocasionalmente en diversas partes del mundo. En ciertas ocasiones, grandes cantidades de arena o tierra arcillosa de color rojizo son arrastradas por fuertes vientos hacia la atmósfera donde se mezclan con las precipitaciones, tiñendo a la lluvia de rojo.

Aunque el fenómeno no representa peligro para la salud, sí lo hace para los objetos que quedan manchados como la ropa.  En otras ocasiones se han llegado a ver distintas tonalidades, además, también se puede deber a la presencia de algas y otros microorganismos en el agua de lluvia, que le otorgarí­an un color diferente al habitual.