En horas de la mañana de este martes, el procurador general Fernando Carrillo pidió a la Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) intervenir de manera forzosa y liquidar a la EPD Medimás.

Carrillo argumentó incumplimiento de los indicadores de la EPS, situación que ha comprometido la atención de sus afiliados.

A través de un comunicado, el procurador advirtió a la Supersalud de las cifras entregadas en el informe del Contralor con funciones de Revisor Fiscal, donde se señala que la EPS tiene pérdidas mensuales por más de 108 mil millones de pesos. Además, los pasivos llegan a 2.8 billones de pesos y el patrimonio negativo es de -1,02 billones de pesos, por lo que queda incursa en causal de liquidación.

“Los hallazgos descritos confirman que la medida de vigilancia especial y demás actuaciones desarrolladas por la Superintendencia Nacional de Salud desde 2017, han resultado inocuas, y por el contrario, a la fecha se evidencian agravadas las condiciones de incumplimiento de la Capacidad Científica; la Capacidad Técnico Administrativa y la Capacidad Tecnológica necesarias para que Medimás E.P.S. S.A.S pueda operar como Entidad Promotora de Salud”, dice parte del comunicado.

Para la Procuraduría, la EPS ha puesto en riesgo los recursos públicos de la seguridad social y la prestación del Plan Obligatorio de Salud a los usuarios. En este sentido, consideran que la Superintendencia debe adelantar “las actuaciones administrativas orientadas a conjurar los riesgos a los que está expuesto el Sistema General de Seguridad Social en Salud, derivados de la irregular operación de Medimás E.P.S. S.A.S.”.