En entrevista con el Dr. Rafael Gómez Gómez, a través del Bloque Informativo de la Cadena Radial La Piragua, el senador Roy Barreras habló de las incongruencias que se estarían presentando con relación a la cifra real del gasto que ha hecho el Gobierno, para enfrentar la pandemia por la COVID-19, virus que comenzó a regarse en el país desde el mes de marzo.

Barreras recordó que en principio el Ejecutivo había anunciado un inversión de 24 billones de pesos, luego el Ministerio Haciendo habló de 43 billones de pesos, y posteriormente esta misma cartera refirió que se habían comprometido 117 billones de pesos.

A finales del mes de junio, el Ministerio de Haciendo publicó una tabla de gastos cuyo total es la cifra antes mencionada, en la que se incluyen los siguientes rubros: $24,8 billones del Fondo de Mitigación de Emergencia, Fome (2,33% del PIB); $60,20 billones (5,67%) de capacidad de colocación de crédito garantizado; los aportes del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (Fonpet), que suman $2,74 billones (0,26%); $2,42 billones de las líneas de crédito de redescuento de Bancoldex y Findeter, así como las medidas de liquidez del Banco de la República, que se calculan en $23 billones.

En este sentido, el senador ha cuestionado la distribución de los recursos, y no sólo él, sino también el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, el cual afirma que si bien el Gobierno asegura que el costo fiscal de la crisis será de 11% del PIB, en realidad 6% son garantías de créditos, no gastos en atención a la emergencia.

«Las cuentas no me cuadran, no dan», expresó Barreras, al referir que está muy bien que los entes de control pongan la lupa sobre las administraciones municipales y departamentales, pero que es necesario que pongan una aún más grande sobre las cifras millonarias que maneja la Nación.

El congresistas condenó también el hecho de que parte de los recursos invertidos hayan sido destinado a las EPS, las cuales a su juicio, no los necesitan, pues durante los meses de marzo, abril y mayo, se ahorraron todos los gastos de consulta externa y entre otras cosas, cirugías programadas, pues estas atenciones quedaron suspendidas en el marco de la pandemia.

Consideró un error el hecho de que se hayan dado grandes cantidades a las entidades bancarias para que dieran créditos a los colombianos afectados económicamente por la emergencia, pues estas en su mayoría no lo han hecho, y sí lo han hecho, ha sido con intereses elevados, lo que a larga es un ataque al bolsillo del pueblo.

Haciendo una metáfora, Roy Barreras manifestó que el Gobierno colombiano siendo el cabeza de familia, se gastó los ahorros y ahora quiere vender los muebles «que son Ecopetrol y el Banco Agrario». Indicó que espera que «bajo la disculpa de la pandemia» no se gaste toda la plata de los colombianos, sino que más bien la misma «le llegue a la gente».