Quién lo creyera, las vueltas que da la vida y vueltas que tienen que restaurar un error histórico; ‘MARA BECHARA’ tenía la razón: después de dos décadas de injusticia se comprobó que tenía la razón.

Déjame explicar GARRO, hace años MARITA quiso romper el odioso hechizo de que en cada elección se necesitaba un ‘BECHARA’ ahogado, pero ya coronando y en una campaña exitosa para la gobernación con el apoyo de «chiquita mala», una empresaria con harta iniciativa política y de ahí surgió una perversa idea de la campaña contraria: MARA se lava las manos, sí las manos, y no como PILATOS, sino con antiséptico de todas las modalidades, ALCOHOL, GEL, y todo aquello que desinfectara las manos.

Sí señores, esto le costó a MARITA BECHARA varias elecciones: Gobernación de CÓRDOBA, representante a la Cámara y Alcaldía de Montería. ¡Qué injusticia! Hoy cuando todos nos lavamos las manos, ricos, medianos y pobres. Si los más pobres usan desinfectante, quién lo creyera y se discriminó la dama y fue vilipendiada de que odiaba a los pobres, el JJ RENDÓN criollo cumplió con su objetivo: dañarle la carrera a una mujer tenaz y persistente en la política.

Al final, GARROCHERO, todo tiene su recompensa y ella logró que su hijo ERASMITO fuera representante a la Cámara y logró remplazar a la joya de su primo con buena calificación. Yo propongo un homenaje de desagravio donde todas las empresas de equipos de desinfección y la sociedad le reconozcan a la «matrona» su aporte HISTÓRICO y se descubra un monumento nuevo donde están las vacas «saladas» de «marquitos » y se hagan unas manos grandotas con un tarro eterno de alcohol para recordarle a los ingratos de Canta Claro lo injustos que fueron, el letrero en la placa sugiero que diga, GARROCHERO: «MARA TENIA LA RAZÓN», ¡Amén!.

Las cosas de la vida GARRO, los absurdos de la justicia acaban de condenar a un político, abogado de Purísima que se acogió a sentencia anticipada, se acogió a sentencia anticipada y luego se retractó como por arte de magia y logró ser alcalde de PURÍSIMA, donde la moral es una mata que está a las afueras del pueblo, ese mismo corrupto fue elegido y fue peor el remedio que la enfermedad.

¿Quién sería el pesado Político que con su poderoso brazo logra que la Fiscalía y la corrupta justicia del Gobierno de los jueces comieran y comieran del plato de este depredador que ahora ha sido condenado a diez años? ¡Ombe báilame ese trompo con la uña…!

Daniel López nunca jamás debió ser alcalde. La historia tendrá que juzgar a quienes lo hicieron, quienes ayudaron a este depredador del erario público nacional y municipal; la historia tendrá que condenar por lo menos moralmente a quienes se convirtieron en sus cómplices y áulicos. Nosotros tendremos que repensar lo que pasa con la doble moral de diregentes ‘Medio H’, que fueron malos alcaldes y peores socios políticos.

La situación en Purísima era crítica, pero este tal Daniel fue lo peor de lo peor que ha tenido este bello pueblo y le salió barato, o sea, ser corrupto sí «paga».

La «rata mortuoria» y su marido faldero -el tuberculoso de Montelíbano- no entienden ni aprenden. El tiempo dirá, pero con ese periodismo de estómago… (así es que ven al periodismo algunos en la provincia donde la mayoría sí son serios y trabajadores).

El mismo tuberculoso que quedó mal en cuanta empresa iba, que cobraba las cuentas de las empresas y robaba a quienes le daban la mano, el mismo perro que muerde la mano de su amo, ese va a tener que responder por su mala leche al Creador.