GARROCHERO, vuelve y juega… Tanto tiempo calladito esperando que pasara algo y que estos políticos se corrigieran y tomaran el buen camino, pero que va, están es pendiente de cómo le meten la mano al presupuesto municipal, indelicados e indolentes y por otra parte una PROCURADURÍA politizada y lo peor, embarcada en proyecto PRESIDENCIAL.

Para poder impartir justicia se necesita ser equilibrado y eso hizo el FISCAL GENERAL cuando anunció que no aspiraría a ser candidato presidencial. Eso mismo debe aclarar el PROCURADOR y no crear tanta suspicacia de sus fallos cuando no se trata con el mismo rasero a los investigados y por allá aflojan toda su furia y se llevan por delante a los más débiles de apoyo político.

En Montería el desorden del coronavirus parece que ha contagiado a parte de la administración municipal y algunos arrogantes están desgastando al ALCALDE ORDOSGOITIA, que por muchas buenas intenciones que tiene, le falta un equipo que sea más discreto y sea más ejecutivo sin excesos de protagonismo.

Ahí aparecen los del «coro de aplausos»: ambiciosos y malintencionados aq quienes no les importa que la imagen del alcalde se degrade y solo están interesados en sus proyectos políticos futuristas y poco del presente. ¡Carlitos, no te dejes! Sacúdete o te entierran.

¿Cómo es posible que no se haya creado un protocolo de aislamiento para familias vulnerables? Como el caso de la niña colombo-venezolana, quien resultó infectada en el barrio nueva esperanza donde se dice que un sanitario que trabaja en «Amigos de la Salud» la contagió.

En otras ciudades se utilizan hoteles para el aislamiento, pero decir que esa niña está «aislada» cuando viven cinco en una misma habitación y donde su madre tiene cuatro o cinco meses de embarazo… Pues no tiene ningún control de su embarazo.

Hoy, después de que en el Bloque Informativo se entrevistó a su tía fueron a llevar cinco mercados para repartir entre las once personas que viven hacinadas allí. ¿Eso es aislamiento? Eso es confinamiento y una condena a muerte.

Le pedimos al ALCALDE OSDORGOITIA que él mismo se apersone para que la vida de esta criatura inocente de tres años no corra peligro, así como la de su madre y el bebé que viene en camino, sabemos de su buena fe y sentimientos humanitarios. No se debe aislar de la gente, vuelva a ponerse en los «zapatos de los demás».

Demasiada intromisión de la tropa «multicolor y arco iris» 🌈 que rodean al senador Barquil y que ahora graduado de Manzanillo como el que más, se disfraza en Bogotá de defensor de los humildes y es verdugo de los bancos, pero aquí sin piedad hace otra cosa ¿En qué momento se perdió el rumbo?.

El «mata gigantes» solo conserva su envolvente locuacidad, pero él mismo está forjando el camino de la desgracia y cuando llegue la fría noche queda la soledad del poder, esa misma tropa de aduladores y sátrapas profesionales saltarán a otra barda azul o roja, no importa.