Foto: Semana.



Poniendo de manifiesto que tanto la revista Semana como la directora de su canal digital, Vicky Dávila, gozan de la legítima libertad de prensa, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) envió una carta al senador Gustavo Petro, cuestionando los señalamientos que hizo tras la entrevista que este medio hizo al expresidente Álvaro Uribe en detención domiciliaria, y que fue publicada el pasado domingo.

El líder de la Colombia Humana utilizó su cuenta de Twitter para exprezar que el diálogo que tuvo Dávila con Uribe, el cual se extendió durante tres horas, significó una violación al Estado de Derecho, que sirvió además para que el exmandatario paisa atacara a la Corte Suprema, ente que el 4 de agosto le ordenó casa por carcel como medida de aseguramiento por el proceso que se sigue en su contra por manipulación de testigos.

Frente a esto, la FLIP le dijo a Petro lo siguiente: «Usted calificó el ejercicio periodístico de Vicky Dávila y de la revista Semana. Estas calificaciones se hicieron desde su condición de senador y es importante que sepa que su cargo le exige un comportamiento distinto al del resto de los ciudadanos».

Le explicó también esta institución que «no le corresponde a ningún político exigir que las salas y los consejos de redacción de los medios de comunicación funcionen de forma distinta a como ellos decidan funcionar. Corresponde, por el contrario, a todos los políticos asumir que la vida democrática implica aceptar las distintas líneas editoriales que elijan los medios de comunicación y reconocer, sin ánimo de cambiar, que con algunas tendrán claros desacuerdos. Aspirar a modificar el funcionamiento de las salas de redacción desde el liderazgo político electoral puede ser rentable dentro de algunos de sus seguidores pero está fuera de su alcance y constituye una peligrosa declaración que desafía los mismos estándares internacionales fijados por el sistema interamericano, a los que usted ha acudido para garantizar sus derechos».

Asimismo le recordó que él «debe ser ejemplo de respeto para que otros las puedan ejercer. Su voz puede contribuir a un ambiente de reconocimiento de la diferencia o puede alimentar una atmósfera peligrosa para la vida democrática que es generosa con la libertad de expresión de quienes se identifican con sus ideales pero permisiva con el atropello e incluso con la violencia hacia la libre expresión de sus contradictores».

Por su parte, Vicky Dávila respondió de forma particilar a otro de los reparos que hizo el senador de izquierda, toda vez que este pidió que que se le abriera al también senador Iván Cepeda, el mismo espacio con igual formato y cantidad de tiempo, para defenderse de lo dicho por Álvaro Uribe en la polémica entrevista.

La periodista a esto respondió la revista Semana «no acepta exigencias e imposiciones» y destacó que Cepeda ya ha hablado extensamente del tema con este medio en reiteradas oportunidades.