La Flip afirma que el Ministerio de Defensa pagó $900 millones para fingir ciberataque en jornadas del Paro Nacional

Este sábado en Twitter ha estado en tendencia la palabra “Pesos”, ya que miles de internautas hicieron viral la denuncia hecha por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) que afirmó que el Ministerio de Defensa pagó $900 millones para presuntamente orquestar un falso ciberataque a sus plataformas durante el Paro Nacional.

De acuerdo con la Flip se trató de un “autosabotaje” para el cual la cartera habría contratado a la empresa Alotrópico S.A.S., con el objetivo de acentuar la buena imagen de la Fuerza Pública, que para la fecha (entre abril y mayo de este año), estaba siendo cuestionada mundialmente por su actuación durante el estallido social.

Recordemos que para esos meses, específicamente a partir del 28 de abril, cientos de colombianos salieron a las calles a protestar en contra de la reforma tributaria ideada por el ahora exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Las manifestaciones se extendieron por más de 40 días, tornándose violentas en algunos punto del país, como Bogotá, Popayán y Cali.

El Internet, las redes sociales y todas las plataformas digitales jugaron un papel crucial durante las protestas. Se convirtieron en el escenario a través del cual el mundo conoció la situación que se vivía en Colombia, pero sobre todo sirvieron para que la ciudadanía expresará su descontento con el Gobierno y con las autoridades.

En este sentido se dice que  el ministro de Defensa, Diego Molano, contactó a esta empresa para idear la campaña #ColombiaEsMiVerdad, con la cual se encargaron de crear enemigos de las autoridades, aquellos medios o cuentas de redes sociales que se encargaban de criticarlos durante el Paro Nacional.

#ColombiaEsMiVerdad fue la campaña por la que el Ministerio de Defensa habría pagado cerca de $900 millones a esta agencia y se creó el 6 de noviembre cuando, según la Flip, los funcionarios de dicha cartera recibieron un guión con el que “todos debían fingir que estaban bajo un ciberataque”. Ese día, desde tempranas horas de la mañana, las redes sociales y la página del Ministerio se mostraban con fondos negros, señalando que habían sido atacadas.