El Ministerio de Salud del Líbano elevó este viernes a 154 el número de muertos como consecuencia de la explosión que el martes sacudió el puerto de Beirut dejando además más de 5.000 heridos.

La última cifra, facilitada por un portavoz de ese ministerio a Efe, agrega 12 nuevas victimas mortales al anterior balance ofrecido en la mañana del jueves.

Hasta el momento no se ha dado una información exacta sobre el número de heridos, que se valora de manera genérica en 5.000, ni del de desaparecidos. Fuentes de la gobernación de Beirut estimaban hace dos días en un centenar los desaparecidos.

Las autoridades siguen con los trabajos de rescate en las zonas más afectadas por la explosión, en los alrededores del puerto, en busca de supervivientes cuando se van a cumplir 72 horas del siniestro.

Anoche se registraron incidentes en los alrededores del Parlamento donde un pequeño grupo de personas trató de superar las vallas que impiden el acceso al Legislativo, registrándose enfrentamientos con la Policía sin que se haya informado de heridos o arrestados.

El Gobierno atribuye la explosión que en la tarde del martes golpeó a la capital libanesa a la deflagración de una carga de cerca de 3.000 toneladas de nitrato de amonio que se encontraba almacenada en el puerto desde hacía seis años.

La explosión causó importantes daños materiales dejando a entre 200.000 y 250.000 personas sin vivienda, y unas pérdidas materiales de entre 3.000 y 3.500 millones de dólares (2.500 y 3.000 millones de euros), según la gobernación de la capital libanesa.

Beirut está bajo estado de emergencia de 15 días desde el miércoles y las Fuerzas Armadas están a cargo de velar por la seguridad en la zona, donde los vecinos siguen tratando de limpiar las calles y rescatar lo que se pudo salvar de la tragedia.

EFE