La sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura luego de siete meses de deliberaciones resolvió remitir el caso de la muerte del joven Dilan Cruz a la Justicia Penal Militar.

De acuerdo con Blu Radio, la decisión está plasmada en un documento que dice lo siguiente: «una actuación delictiva tiene relación con el servicio cuando es realizada por un miembro de la fuerza pública y este se encuentra en cumplimiento o ejercicio regular de las funciones a él asignadas siempre y cuando la conducta ilícita tenga íntima afinidad con esas mismas funciones”.

La judicatura señala que no es viable que delitos comunes cometidos por militares en servicio activo, pero ajenos a su actividad, sean de conocimiento de esos tribunales “teniendo en cuenta que la Jurisdicción Penal Militar constituye una excepción a la regla del juez natural, así se prevé en el artículo 221 de la Constitución».

Como se recordará este joven perdió la vida luego de que un agente del Esmad le propinara un disparo con una escopeta calibre 12 en medio de una protesta que se realizaba en el centro de Bogotá el 23 de noviembre de 2019.