El juez de garantías que ordenó la detención domiciliaria preventiva del abogado Diego Cadena, por presuntamente haber ofrecido sobornos a testigos para favorecer al expresidente Álvaro Uribe Vélez, cuestionó duramente los argumentos de defensa del abogado y expresó, que resulta casi imposible creer en esas explicaciones.

“Sí se estaba realizando un pago. Y que resulta difícil de comprender y hasta atropella la racionalidad esa afirmación, que esos pagos correspondan a viáticos. Viáticos que, reitera el despacho, se direccionaron a una persona de la tercera edad y a una, entre comillas, prepago, sobre la que descansaba sorprendentemente la defensa de un aforado constitucional”, aseguró el administrador de justicia.

El juez también dijo que el argumento “atropella la inteligencia, pero de manera frontal”, y señaló que en todo su recorrido judicial “es la primera vez que ve un despliegue humanitario de este tipo”.

Así mismo el juez reprochó que con la experiencia que tiene el abogado Cadena haya recurrido a “una persona de la tercera edad, con escasa formación académica” y a una “prepaguito” para hacer labores de búsqueda de los testigos.

El juez también cuestionó el hecho de que en el proceso se diga que parte de los giros de dinero que se hicieron, y que habrían ido a parar a manos del exparamilitar Carlos Enrique Vélez; conocido con el alias de ‘Comandante Víctor’, eran para recargas de celulares dentro de una prisión, pues esa actividad está prohibida por las restricciones de las comunicaciones que tienen los internos.