Una nueva modalidad de extorsión en Bogotá quedó al descubierto al conocerse el caso de un universitario que hackeó las cuentas y obtuvo fotos íntimas de una compañera para luego extorsionarla. A esto se le suma que usó a un mensajero de Rappi para que cobrara el dinero producto de la extorsión.

El caso se dio a conocer el pasado 17 de mayo cuando, a las instalaciones del Gaula en Bogotá, se acercó una joven de 23 años, estudiante de Ingeniería Civil, la cual denunció un caso de sexting del que estaba siendo víctima.

La joven universitaria les reveló a las autoridades que empezó a recibir mensajes amenazantes en sus redes sociales departe de una persona que se hacía llamar Juana Pérez. Esta persona afirmaba tener en sus manos material fotográfico íntimo de ella.

No todo terminó allí. El usuario Juana Pérez le manifestó que si no quería que dicho contenido fuese revelado por él a su círculo cercano, donde incluía familiares y amigos, debía enviarle nuevo contenido sexual, entre ellos, videos.

La mujer no accedió a sus pretensiones y es allí cuando el extorsionista le exigió la suma de 5 millones de pesos para no publicar el material.

Ante esto, la universitaria reunió el dinero con el valor de su semestre universitario y un anillo de oro.

La identidad del extorsionista

El Gaula, una vez conoció lo que sucedía, comenzó a adelantar las labores de inteligencia correspondientes con recursos técnicos con el fin de establecer la verdadera identidad del extorsionista.

El sospechoso resultó ser un hombre que había ‘hackeado’ las cuentas de la universitaria con el fin de obtener información íntima. Lo que no sabía la víctima era que esta persona era un compañero de su universidad con el que tenía varias clases a la semana.

La entrega del dinero

El Gaula acordó con la joven universitaria un acompañamiento durante la entrega del dinero, el cual se daría en la calle 170 con autopista Norte.

La instrucción que le había dado el extorsionista a la joven era que el sobre donde iba el dinero debía estar sellado para que el mensajero que lo recogiera no supiera de su contenido.

Pasado varios minutos, al lugar se acerca el mensajero de Rappi en una moto indicando que venía por un paquete. Los investigadores, de inmediato, empezaron a interrogarlo y, en ese momento, el mensajero dijo que el extorsionista había pedido el servicio a través de la app.

Desde ese preciso momento, las autoridades le hicieron el seguimiento a la encomienda logrando la captura del hombre, quien fue sorprendido mientras recibía el paquete en una camioneta en Cajicá.

Con información de Blu Radio.