Mediante un trabajo articulado entre la Interpol de Italia y Colombia se logró el hallazgo de una red internacional de pornografía infantil que tenía como base de operaciones Colombia y llegaba a 48 países.

Las autoridades descubrieron que por medio de un grupo cerrado de WhatsApp cerca de 351 delincuentes sexuales tenían acceso a contenido explícito de menores de edad. Todos fueron identificados por sus números de teléfono.

Gracias a la investigación resultaron detenidos cuatro hombres en Medellín, Cartagena, Popayán y Pereira. En los operativos se incautaron cámaras, fotos, videos, celulares, computadoras y memorias USB.

De acuerdo con la Policía, la red operaba en países como Canadá, Argentina, Bolivia, Brasil, Egipto, Marruecos, Arabia Saudita, Alemania, España, Inglaterra y República Checa, entre otros.