Durante un operativo realizado la mañana de este viernes, 22 de enero, la Fiscalía en conjunto con la Dijín capturaron por presunta corrupción a Jesús Alejandro Garzón, funcionario de la Procuraduría General de la Nación, quien hasta el pasado 15 de enero se desempeñó como sustanciador en el despacho del exprocurador Fernando Carrillo.

La detención se debió por las investigaciones que adelanta el ente acusador contra algunos servidores de esa entidad que, al parecer, actuaban de manera ilícita en el despacho de Carrillo, quien hace pocos días denunció una entramada de corrupción que él viene denunciando desde hace años.

Según un comunicado de prensa emitido por la Fiscalía, Garzón en ejercicios de sus funciones y mediante la complicidad de dos personas, habría pedido la suma de 300 millones de pesos al senador Richard Aguilar, del partido Cambio Radical, con el fin de resolver a su favor un proceso disciplinario por el que, en primera instancia, fue sancionado cuando ejerció función como gobernador en el año 2012.

El ente acusador determinó además que el hoy procesado presuntamente vendría asesorando y trabajando con terceros para obtener sentencias de tutelas en contra de la Procuraduría.

En la misiva, la Fiscalía destacó que por este hecho también son investigados dos abogados que habrían participado en el ilícito de la exigencia económica, así como una tercera abogada que sería la posible encargada de presentar dichas tutelas.

Ante este procedimiento se pronunció el exprocurador Carrillo, quien a través de su cuenta en Twitter dijo lo siguiente: “Agradezco a la @PoliciaColombia y @FiscaliaCol la captura adelantada esta mañana a un funcionario de carrera de la  @PGN_COL que solicitaba dinero para, supuestamente, cambiar fallos. Esto fue denunciado por mi despacho ante la Fiscalía General desde el 21 diciembre de 2019”.