Una nueva masacre se registra en Colombia, específicamente en el departamento de Huila, donde nueve personas fueron asesinadas en horas de la mañana de este lunes, 31 de mayo.

El acto criminal, perpetrado en medio de las constantes protestas que vive el país, tuvo escenario en la finca Palmira, ubicada en la vereda Quebradón Sur, municipio de Algeciras.

Autoridades reseñaron que al lugar acudieron hombres con armas largas, quienes dispararon indiscriminadamente en contra de los presentes que no pudieron escapar de las balas.

En la zona se encuentra un despliegue militar y policial para tratar de dar con el paradero de los responsables mediante un plan candado que han activado.

Indepaz reseñó en su cuenta en la red social Twitter que esta es la masacre número 41 que se registra en Colombia en lo que va de 2021.

La institución defensora de los Derechos Humanos indicó que las víctimas de este ataque son el administrador del lugar  y ocho de sus empleados.

Indicaron que en la misma finca durante el año pasado ocurrieron dos masacres: una en julio y otra en septiembre que dejaron siete muertos, entre ellos dos menores de edad.

“En 2020 precisamente la Defensoría del Pueblo emitió una segunda alerta para el municipio, la 043 de 2020 y la 063 del 2018”, informó Indepaz.

Medios nacional reseñaron que la finca en donde han ocurrido estos crímenes es propiedad de Álvaro Barrera, padre de un reincorporado de las FARC-EP, quien actualmente trabajaría como escolta en la Unidad Especial de Protección (UNP).