En las últimas horas, el Ejército Nacional confirmó que investiga la muerte del soldado Kevin Stiven Rúa Godoy, ocurrida el pasado 12 de abril en el Hospital Militar Central, que según el dictamen médico preliminar se debió a un paro cardiorrespiratorio.

Lo que llama la atención en este caso es que el deceso del joven, que prestaba servicio militar, ocurrió tras cinco días de atención médica especializada por haber ingresado con síntomas de intoxicación, al parecer, por ingesta de alimento cuando adelantaba operaciones de seguridad en zona rural del municipio de Puerto Salgar, Cundinamarca.

La institución castrense aclaró que Rúa Godoy, quien fue integrante del Batallón de Infantería número 38 Miguel Antonio Caro, habría consumido el alimento, junto con otros 13 soldados, de los cuales nueve de ellos también fueron atendidos, inicialmente, en centros hospitalarios del sector.

Después de cuatro días de atención médica y de un proceso de recuperación satisfactorio, los nueve soldados fueron dados de alta y se encuentran en este momento recuperados y en compañía de sus familias, a la espera de su licenciamiento el próximo 30 de abril.

«Los hechos presentados fueron puestos en conocimiento de las autoridades competentes oportunamente y son materia de investigación. Al tiempo que la Unidad Militar también inició las investigaciones correspondientes. Entre las medidas adoptadas se envió una comisión científica de la Dirección de Sanidad, para analizar la situación presentada», dijo la institución.