Nueve días han transcurrido del asesinato del campesino Edier Adán Lopera, quien fue asesinado el pasado 15 de junio en la vereda Caracolí, municipio de Tarazá, y aún el cadáver se encuentra en esa localidad sin ser sepultado, debido a presiones que realizan grupos irregulares que delinquen en la zona.

El secretario de Gobierno de Tarazá, Deivinson Arroyo, informó que para hoy tienen planificado un desplazamiento helicoportado con el apoyo de la Fiscalía y representantes de la Gobernación de Antioquia para sobrevolar el sitio rural y sacar el cuerpo de esta víctima, quien se desempeñaba como vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Urales y líder social. Además, participaba del proceso de restitución de cultivos.

Lea también: https://www.lapiragua.co/pilas-con-los-domiciliarios-nueva-modalidad-de-robos/judicial/

Se conoció que en días anteriores una comisión de Derechos Humanos y la Gobernación de Antioquia viajó a la zona para tratar de recuperar el cuerpo, pero los esfuerzos fueron imposibles por la negativa del grupo criminal que aún no ha sido identificado.

Según denuncian los habitantes, en la zona de Tarazá en lo que va de 2020 ya han asesinado a cinco líderes sociales y presumen que estén utilizando el cadáver para intimidar a la población.