Las investigaciones en torno al asesinato de la pequeña María Ángel Molina Tangarife, de 4 años de edad, comienzan a tomar un rumbo diferente, toda vez que Juan Carlos Galvis, señalado como responsable del crimen, confesara que acabó con la vida de la menor por temas de conflictos de pareja que tenía con la madre de la hoy occisa.

Esta confesión fue revelada por el general Jorge Vargas, director de la Policía Nacional, quien en una entrevista con Blu Radio dijo que los detalles de cómo fue la muerte de la niña son escabrosos.

“Él dice que fueron temas de pareja. Dijo que la mató enceguecido por temas de odio que sentía por la relación. No quiero dar detalles de cómo fue el homicidio, es muy fuerte”, manifestó.

Vargas indicó que el señalado por el crimen, quien ya fue capturado, tenía una orden de detención por haber desertado del Ejército.

El director de la Policía precisó que en las investigaciones dan cuenta que el sujeto citó a la madre de las niñas a un sitio limítrofe entre Caldas y Antioquia. Una vez allí sostuvieron una discusión en donde Galvis con un arma blanca le propinó varias puñaladas a quien fue su pareja durante varios meses, dejándola herida.

Tras cometer la agresión se marchó del sitio con las dos hijas de su víctima, una niña de 18 meses y María Ángel. En medio de la huida cometió el crimen, dejando el cuerpo de la niña de 4 años en el río Arma.

Minutos después de haber agredido a la madre de las menores, la Policía fue notificada de la agresión y el rapto. De inmediato, los uniformados realizaron un cerco y capturaron a Galvis el pasado domingo, mismo día en que confesó haber lanzado a la niña al río.

Desde ese entonces las autoridades policiales y de socorro comenzaron con la búsqueda del cuerpo, hasta que la mañana del miércoles, 13 de enero, con la ayuda de un dron pudieron ubicar un sitio que estaba colmado por carroñeras.

Al llegar al lugar, los funcionarios se toparon con una dantesca escena: el cuerpo de María Ángel que se encontraba en avanzado estado de descomposición.

“El asesino se puede enfrentar al máximo de la pena, que son 60 años por la gravedad. Es un hecho cometido en menor de edad y, por lo tanto, no habrá rebaja de penas”, afirmó el general Vargas.