La consternación, la rabia y el dolor se encuentran impregnados en el Cauca, tras conocerse el asesinato de una niña de 12 años de edad, quien fue identificada por las autoridades como Maira Alejandra Orobio Solís.

El cadáver fue localizado en una zona enmontada del barrio Santa Mónica, en el municipio de Guapi, cerca de su residencia, de la cual había desaparecido y tras horas de búsqueda los vecinos y autoridades se toparon con la dantesca escena sangrienta.

Los primeros informes dan cuenta de que la menor presentó signos de violación y tortura. Sin embargo, el alcalde encargado del referido municipio, Teodoro Lerma, dijo que se debe esperar el examen de medicina legal que certifique la causa de muerte de la menor.

El mandatario repudió el hecho y pidió a las autoridades que las investigaciones sean contundentes y efectivas para dar con los responsables de este crimen que enluta a esta comunidad afro y al país entero que se ha estremecido al conocer la noticia.

A través de su cuenta en Twitter, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar también rechazó el crimen de Maira Alejandra y sostuvo que se encuentran realizando acompañamiento a los familiares, quienes reciben apoyo para que continúen con el proceso judicial y poder dar con el paradero de los responsables de este asesinato.

Las autoridades en Guapi convocaron a un consejo extraordinario de seguridad para tomar medidas urgentes ante este crimen.