El martes, 3 de septiembre, en horas de la tarde, cuatros soldados  resultaron muertos y otros dos heridos de gravedad, tras ser atacados en el Bajo Cauca, Antioqueño, donde se encontraban realizando operativo en la zona para desmantelar las bandas criminales que operan en la jurisdicción.

Se conoció que los castrenses iban a bordo de una patrulla, cuando fueron atacados con granadas y tiros de fusil. El hecho ocurrió entre las inmediaciones de Tarazá y Cáceres, lugar donde delinquen las grupos armados como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ‘Los Caparros’ y ‘El Clan del Golfo’.

El Ejército atribuyó el atentado a integrantes del ‘Clan del Golfo’, quienes según la institución castrense se encontraban apostados en el área en medio de una disputa por el control de las rutas del narcotráfico que le permiten llevar droga hacia el Pacífico colombiano.

El comandante de la Séptima División del Ejército, brigadier general Juan Carlos Ramírez, manifestó que continuará en la zona para lograr capturar a los responsables de estas muertes que mantienen en zozobra a los habitantes del sector.

Los militares fallecidos fueron identificados como Samir Castillo Rojas, oriundo de Montería; Harold Rojas, de Yaguará; José Isaías Ramírez, de la Plata; y el cabo primero Jesús Medina Sánchez, de Bogotá.

Se espera que en las próximas horas los cuerpos sean trasladados a las instalaciones de Medicina Legal en la ciudad de Montería.