Un helicóptero antinarcóticos en el que viajaban miembros de la Fuerza Pública, quedó siniestrado este domingo, 30 de mayo, tras desplomarse sobre la vereda Patico Alto, en el municipio de Cantagallo-Bolívar. 


Entre las víctimas hay cinco uniformados muertos, quienes fueron identificados como Máximo Azuero (comandante antinarcóticos), Edison Garay (piloto), teniente Luis Enrique Fernández,el patrullero Edwin Arcos, y el intendente Jheyson Osorio. 


El informe oficial da cuenta de que se trataba de un el hecho se habría presentado aparentemente por fallas mecánicas. Sin embargo se están haciendo las investigaciones correspondientes para determinarlo con exactitud. 


«Los uniformados se encontraban adelantando labores en el marco de la lucha contra el narcotráfico en esa región del país», dice el comunicado oficial. 
El presidente Iván Duque se pronunció al respecto, lamentó lo ocurrido y envió palabras de condolencias a la familia.