En un operativo realizado por funcionarios de la Policía y el Ejército, enmarcado en la operación Agamenón II, se logró la neutralización de un hombre identificado como Óscar Lucio Acosta Polo, conocido en el mundo delincuencial con el alias de ‘Cofla’, quien sería el cabecilla de la subestructura ‘Roberto Vargas Gutiérrez’ del ‘Clan del Golfo’ que delinque en el Sur de Córdoba.

Los hechos se registraron en el municipio Montelíbano, específicamente en el corregimiento San Francisco del Rayo, en donde este sujeto estaba evadiendo la autoridad. Allí también fue neutralizado uno de sus hombres de seguridad, quien tenía en su poder dos armas de fuego, tres proveedores y 46 cartuchos. 

El informe oficial da cuenta de que este hombre sería el responsable del homicidio de dos funcionarios adscritos a la DIJIN el pasado mes de octubre del 2020 en zona rural de Puerto Libertador, Córdoba, y del atentado contra miembros del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) en zona rural de la ciudad de Montería, en febrero del 2021.

Por otro lado, habría ordenado el lanzamiento de artefactos explosivos contra las instalaciones de la base de antinarcóticos en Necoclí – Antioquia el pasado18 de mayo de 2021.

Además de esto, contaría con una trayectoria criminal de 23 años aproximadamente al servicio del Grupo Armado Organizado (GAO) del ‘Clan del Golfo’, iniciando en el Bloque Mineros de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia. 

Asimismo, sería el responsable de controlar el cobro de extorsiones, y de realizar constante monitoreo de los movimientos de la Fuerza Pública.

Acosta, contaba con tres órdenes de captura vigentes por los delitos de concierto para delinquir agravado, Homicidio agravado y Tráfico de armas de uso privativo de las fuerzas armadas y explosivos. La Fiscalía General de la Nación, contaba con elementos materiales probatorios y/o evidencia física contundentes que lo relacionarían con atentados ejecutados mediante la utilización de artefactos explosivos contra instalaciones Policiales y corredores de movilidad ubicados en su zona de incidencia criminal.