Juan Gossaín nuevo miembro de la Academia Colombiana de la Lengua advierte del uso del lenguaje incluyente

El prestigioso periodista Juan Gossaín, nuevo miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, reconocimiento que le fue dado por su larga labor como periodista e ilustre defensor del lenguaje, tendrá la oportunidad de participar en deliberaciones, exponer ideas sobre el idioma y tendrá el derecho de intervenir en las decisiones tomadas por la Academia habló sobre el peligro del lenguaje incluyente y las nuevas formas de comunicación.

“Seré un compañero y colega de los académicos que tanto admiro. Podré participar de sus deliberaciones, por derecho propio, y exponer mis ideas sobre el idioma”, explicó a El Tiempo. “Empecé a escribir mi discurso de ingreso a la Academia y no pude continuar: me vino a la memoria la evocación de mi padre, emigrante libanés que no hablaba la lengua castellana, en San Bernardo del Viento, sentado en un taburete de cuero, leyendo el diccionario para aprenderse el significado de las palabras”.

Juan Gossaín miembro de la Academia Colombiana de la Lengua

“Descubrir el lenguaje, meterme en sus entrañas, investigarlo, acosarlo, disfrutarlo es lo más importante que me ha pasado en la vida. Y lo más valioso, siempre he dicho, y repetido, que el lenguaje es el juguete más maravilloso que existe”, le dijo al diario El Tiempo.

Asimismo el nuevo miembro de esta organización manifestó en entrevistas que “Hay palabras que no admiten lenguaje incluyente”.

 “La tecnología se está imponiendo a la lengua misma. Los muchachos de hoy están buscando la forma de abreviar y sintetizar. Ya no escriben el clásico “que”, hoy es una “k”. Se despiden con “TQM”. Eso puede enriquecer el idioma y eso es peligrosísimo. A mí lo que me preocupa y me inquieta es que eso se generalice y se vuelva en norma. Esa es la preocupación con la lengua castellana: que en vez de enriquecerse se empobrezca”, añadió el periodista.

Precisó que el término “mayoras” utilizado por la candidata vicepresidencial Francia Márquez Mina refiriéndose a mujeres de avanzada edad y sabias, no tiene el significado que Márquez plantea en su discurso. 

Está en el diccionario, pero no como femenino del que es mayor que otro, de más edad. En la antigüedad de la lengua española, la palabra “mayora” era la mujer del mayor del ejército. Fueron tantas las guerras, la actividad bélica, que los términos militares se volvieron tan populares que tenían masculino y femenino. A la mujer del general, la llamaban generala, a la del coronel, coronela, la del mayor, mayora”. Precisó Gossaín. 

“Les quiero confesar que no traigo un discurso escrito para esta ceremonia tan importante en mi vida, que no tengo una charla preparada porque comencé a escribir el discurso sobre este acto, evocando la memoria de mi padre y no pude continuar porque los sentimientos me agobiaron, porque se me llenaron el alma y el corazón de añoranzas y de recuerdos. Fue mi padre quien me condujo, con su ejemplo, en el camino del lenguaje”, explicó Gossaín.