Se inicia hoy la segunda mitad del gobierno del presidente Iván Duque, de cual al entender de muchos analistas están esperando mucho teniendo en cuenta que desde su óptica hasta el momento no ha cumplido con lo propuesto en su campaña de gobierno.

Por ejemplo, prometió cumplir los acuerdos de Estado en torno del proceso de paz y se ha visto que desde su partido han hecho hasta lo imposible para tratar si bien no de acabarlos, si de incumplirlos y en muchos casos de torpedear todo como en el caso de la Justicia Especial para la Paz, JEP.

 Este 7 de agosto inicia el ‘segundo tiempo’ de la administración del presidente Iván Duque que llega en un momento histórico, donde la pandemia por el COVID-19 cambió las prioridades que había demarcado en su plan de gobierno y donde el discurso del mandatario se tuvo que adaptar a un nuevo panorama al que no se le ve una solución en el corto plazo, al menos, como él mismo lo ha dicho, hasta que se descubra la vacuna.

La prioridad número uno del jefe de Estado, será la de aumentar la capacidad de las camas de Unidades de Cuidado Intensivo, UCI, al igual que coordinar con los mandatarios locales las restricciones necesarias para proteger especialmente a la población vulnerable continuarán en los próximos meses, junto con los programas sociales de asistencia para los más pobres.

La reactivación de la economía que si bien en el 2019 cerró con un crecimiento del 3,3% del Producto Interno Bruto y planeaba para el 2020 era acercarse al 4 %. todo cambió por la crisis de la pandemia, las proyecciones estiman que la caída será del -5.5%

En este caso deberá implementar un plan de reactivación económica que deberá ir acompañado de reformas estructurales que está esperando el país en materia de justicia, política, pensiones, laboral y necesariamente la tributaria, más aún con un presupuesto de $314 billones que presentó al congreso, que contempla $50 billones para inversión con un aumento de más del 20%.

Pero para lograr los cambios mencionados, el presidente Duque convocó a la unidad del país que deberá ir acompañada de una coalición fuerte con los partidos políticos para que iniciativas claves no se hundan, como ha venido ocurriendo en los 2 primeros años de Gobierno.

Pero además de realizar estas tareas, Duque presidente debe tener algo muy importante para sus dos últimos años de gobierno y es la favorabilidad y credibilidad de los colombianos, algo que hasta la fecha no tiene.