Aunque para muchos puede parecer increíble, un pueblo de Alaska se despidió del sol desde el pasado 18 de noviembre y no lo volverá a ver hasta el 23 de enero de 2020, esto gracias a un fenómeno de la naturaleza conocido como la ‘noche polar astronómica’, que se deriva de temperaturas bajo de cero. 

Se trata de Utqiagvik, o Barrow, como también se le conoce, en donde la cercanía al círculo polar ártico es el factor que durante poco más de dos meses, los hará recibir tan sólo una pizca de luz natural durante seis horas al día, que les proveerá otro fenómeno llamado ‘crepúsculo civil’. 

«Debido a que el hemisferio norte se inclina lejos del sol en otoño e invierno, las áreas al norte del círculo polar ártico experimentan más de dos meses cuando el sol nunca aparece sobre el horizonte. Lo contrario ocurre desde mediados de mayo hasta principios de agosto, cuando el sol no se pone durante más de dos meses», explicó el portal Weather.com. 

Lea también: Nasa advierte que un asteroide gigante podría golpear la Tierra

Con este escenario, la pequeña ciudad que alberga cerca de 4 mil habitantes, experimentará temperaturas mucho más bajas de lo normal, que se irán intensificando a medida que se acerquen los últimos días de diciembre.