De acuerdo a un estudio serológico realizado por investigadores del Centro Médico Sheba en Ramat Gan-Israel, las personas que ya han recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19, han generado buenos anticuerpos. 

Gili Regev, una de las doctoras a cargo del estudio, dijo que “esto significa que esta vacuna funciona de maravilla” y resaltó que es un gesto muy positivo que además puede ser un mensaje contundente contra el fenómeno del miedo que se está generando en aquellos ciudadanos que aseguran no confiar en el fármaco. 

“Los resultados están de acuerdo con los ensayos de Pfizer y van incluso más allá de los resultados esperados. Espero que las pruebas del resto de los empleados participantes sean similares», puntualizó la experta. 

Estos resultados, para los cuales se tomó una muestra de 102 de los vacunados, se obtuvieron dos semanas después de haberse aplicado el antídoto, que es el tiempo en el que según los médicos, se ven realmente los efectos. 

Según Regev-Yochay las personas que ya recibieron ambas dosis no tienen riesgo de infectarse con el virus, sin embargo, esto aún no lo ha confirmado la OMS.