Recovered personal items of passengers on board the ill-fated Lion Air flight JT 610 are laid out at the search and rescue operations centre at a port in northern Jakarta on October 30, 2018. - Indonesian search teams on October 30 recovered more remains at the site of a crashed Lion Air jet that plunged into the sea with 189 people aboard, as questions swirled about what may have caused a brand new plane to fall from the sky. (Photo by ADEK BERRY / AFP)

Los buzos indonesios recuperaron este domingo una gran cantidad de pedazos de fuselaje y de restos humanos en la zona donde un Boeing cayó frente a las costas de Yakarta con 62 personas a bordo, entre ellas diez niños. La gran operación de búsqueda, que implica a 2.500 rescatistas y militares, permitió asimismo localizar las dos cajas negras del aparato, que contienen grabaciones que deben ayudar a esclarecer las causas del accidente, aún desconocidas.

«Hemos localizado las cajas negras, las dos», indicó Soerjanto Tjahjanto, jefe del comité de seguridad de transportes, que forma parte del ministerio de Transportes. «Los buzos van a empezar a buscarlas y espero que no pase mucho tiempo antes de hallarlas», añadió.

Los equipos de socorro indicaron que tenían diez bolsas con restos humanos, otras diez con fragmentos materiales, así como 16 grandes pedazos del fuselaje.  

El avión de la aerolínea indonesia Sriwijaya Air que cubría el trayecto entre Yakarta y Pontianak, en la parte indonesia de la isla de Borneo, perdió contacto con los controladores aéreos el sábado poco después de las 14H40 (07H40 GMT), unos cuatro minutos después de despegar.

Las familias de los pasajeros, muy angustiadas, seguían a la espera de noticias. «Tengo a cuatro miembros de mi familia en el avión: mi esposa y mis tres hijos», declaró, llorando, Yaman Zai, que los esperaba en el aeropuerto de Pontianak.