La principal fuerza indígena de Ecuador se alejó del diálogo convocado por el gobierno de Lenín Moreno  y durante un mitin ofrecido este jueves, 10 de octubre, anunció el rechazo a la mesa de negociación y llamó al pueblo a que se mantenga en las calles para exigir el retiro del ajuste económico que comenzó con el retiro del subsidio para el combustible.

Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), llamó a radicalizar las acciones de protestas mediante bloqueos de vías y tomas de edificios públicos.

“Nada de diálogo con un gobierno asesino”, manifestó Vargas en relación a los cinco muertos, decenas de heridos, y unos 800 detenidos que se han registrados desde el pasado jueves, 3 de octubre, cuando iniciaron las manifestaciones.

“¡Vamos a radicalizar con más fuerza, compañeros, y si tiene que denunciar y si tiene que matarme que me maten!”, exclamó Vargas.

Como se recordará, el presidente Moreno tuvo que trasladar su gobierno a la ciudad de Guayaquil, tras la toma que hicieron organizaciones indígenas en Quito.

Las acciones de protestas se recrudecen con el pasar de las horas y los organismos de seguridad del Estado se mantienen desplegados en las calles para tratar de controlar las acciones de la gente que se ha volcado a las calles exigiendo al presidente Moreno que elimine el denominado “paquetazo económico”.