Horas antes había firmado las enmiendas constitucionales que prohíben el matrimonio homosexual


El presidente ruso Vladimir Putin se burló este viernes, 3 de julio, de la embajada de Estados Unidos en Moscú, la cual colgó a finales de junio una bandera arcoiris en su fachada como símbolo de la lucha homosexual, en el marco del Mes del Orgullo LGBTIQ.

Durante una videoconferencia, respondiendo a una diputada que le preguntó su opinión sobre la decisión de la embajada norteamericana de colgar la bandera para el «Mes del Orgullo», Vladimir Putin preguntó con una sonrisa «¿quién trabaja en este edificio?».

«Dejémoslos celebrar. Esto dice algo sobre la gente que trabaja allí», continuó Putin en tono irónico.

Cabe resaltar que el presidente ruso firmó justo este viernes las enmiendas constitucionales aprobadas por los rusos durante un referéndum, entre ellas la institución del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, que prohíbe de hecho el matrimonio homosexual.

Sin embargo, Vladimir Putin aseguró que su país no discriminaba a nadie por su orientación sexual y que la ley de 2013 que prohibía la «propaganda» homosexual entre los menores, se limitaba a impedir que esas relaciones se «impusieran» a los niños.