Las restricciones para la compra de dólares comenzaron a aplicarse este lunes en Argentina en un intento del presidente Mauricio Macri de frenar la pérdida de reservas y la aceleración de la devaluación en medio del creciente nerviosismo de los ciudadanos.

Pese a que la medida no contempla límites del acceso a los ahorros en dólares y pesos en las cuentas bancarias, la incertidumbre reinó entre decenas de personas que hacían fila a las puertas de varios bancos de Buenos Aires para retirar sus depósitos.

La nueva disposición, que hasta ahora despierta más dudas que certezas sobre su alcance, fue anunciada el domingo en el Boletín oficial en medio de una crisis cambiaria y económica que se aceleró luego del triunfo en las primarias de agosto del opositor kirchnerista Alberto Fernández sobre Macri, quien busca su reelección el 27 de octubre. Desde entonces el peso se depreció más de 30%.

Esa victoria agitó los fantasmas entre los inversores acerca de que un triunfo en los comicios generales de Fernández -quien va acompañado en la fórmula por la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015)- conlleve la reimplantación de políticas populistas.