Tras las protestas que se registran en Ecuador por el alza en los precios de los combustibles, el presidente de esa nación, Lenín Moreno anunció este jueves, 3 de octubre, el decreto de estado de excepción para evitar más hechos violentos.

“Con el fin de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos, he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional”, dijo Lenín Moreno desde el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

Desde tempranas horas de este jueves, los ciudadanos se volcaron a las calles, principalmente en la capital, para manifestar en contra del decreto firmado por Moreno, quien el pasado martes eliminó los subsidios al diésel y a la gasolina “extra”, con lo cual el precio estará ahora en función de los valores internacionales.

El decreto establece que el galón de diesel podría pasar de 1,03 dólares a 2,27, mientras que la gasolina extra, de 1,85 a 2,30 dólares.

Largas filas de vehículos se registraron el miércoles en las estaciones de servicio pues los conductores intentaban abastecerse de combustible antes de que subieran los precios a la medianoche, cuando ya cambiaron los valores.

Moreno reiteró la apertura al diálogo y dijo que en su Administración siempre estarán “dispuestos a ceder espacios que no comprometan, bajo ninguna circunstancia la ética y la moral, la transparencia con la que se ha conducido siempre este Gobierno”, dijo.