Tantos cambios han llegado para Bolivia desde la renuncia a la presidencia de Evo Morales, como sorpresas para el mundo entero. Y es que este martes, 26 de noviembre, el gobierno interino de este país designó un embajador para los Estados Unidos, algo que no se tenía desde hacía 11 años.

«Hoy el Canciller @KarenLongaric posesionó al nuevo Embajador Extraordinario con Representación Plenipotenciaria ante el Gobierno de Estados Unidos de América, Walter Oscar Serrate Cuellar», escribió la cancillería en su cuenta oficial en Twitter.

Pese a que aún queda pendiente que el Senado, liderado por el partido en el que militaba Morales, apruebe la designación, el nombramiento de Serrate ya ha sido oficializado por el gobierno norteamericano, lo que significa el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre estos dos países, las cuales se rompieron desde el año 2008 cuando el entonces presidente, George Bush, expulsó al embajador boliviano, Gustavo Guzmán, por conflictos ideológicos con el mandatario izquierdista.

Le puede interesar: Koala que fue rescatado en un incendio en Australia murió

Cabe recordar, que previo a la expulsión ordenada por Bush, Evo Morales declaró persona no grata a Philip Goldberg, quien para la fecha era embajador de Estados Unidos en Bolivia.