Los países redoblan sus esfuerzos para aumentar el ritmo de vacunación y, a la par, las farmacéuticas trabajan para desarrollar tratamientos alternativos contra el coronavirus.

Este es el caso de Pfizer, que trabaja en una píldora que podría estar disponible a finales de este año si los ensayos en humanos que se están llevando a cabo en Estados Unidos y Bélgica tienen éxito.

Según desvela The Telegraph , se trata de un fármaco antiviral denominado PF-07321332, que podría administrarse para evitar que la enfermedad se agrave en aquellas personas que muestran los primeros síntomas de la covid.

Este antiviral está clasificado como un “inhibidor de proteasa” y ha sido formulado para atacar la “columna” del SARS-Cov-2, de tal manera que evita que se replique en nuestra nariz, garganta y pulmones.

Según The Telegraph los inhibidores de proteasa los que cambiaron el rumbo de la propagación del VIH en el Reino Unido y ahora los investigadores esperan estar al borde de un avance similar para acabar con una pandemia.

En la primera fase del ensayo, participan cerca de 60 personas, todos ellos adultos de entre 18 y 60 años. El estudio está dividido en tres fases y tiene una duración de 145 días, a los que se añadirán otros 28 de “cribado y dosificación”. En la fase 1, se verá “cómo se tolera a medida que se aumenta la dosis, solo o con ritonavir, si hay efectos secundarios significativos y cómo se sienten las personas después de tomarlo”.

En la segunda etapa se hará lo mismo pero con “dosis múltiples”. En la tercera, se probarán las formas líquidas y en pastillas del fármaco, así como el impacto de la alimentación sobre el mismo, según indica el documento que se le entregó a los voluntarios y al que ha tenido acceso The Telegraph.