El gobierno de Perú durante la tarde de este jueves, 22 de agosto, decretó estado de alerta en la selva fronteriza de su nación que limita con Brasil y Bolivia ante el probable escenario de que las voraces llamas que arrasan con la Amazonía ingrese a su territorio que se mantiene en alerta por este hecho que preocupa al mundo.

Aunque la Defensa Civil enfatizó que las llamas que se mantienen en la parte forestal de Brasil no se han extendido a territorio peruano, la alerta coincide porque el humo ingresó a la región amazónica peruana de Madre de Dios, ubicado en el límite al estado brasileño de Acre.

«El humo no tiene fronteras, la salud puede afectarse», advirtió desde Madre de Dios la ambientalista Mercedes Perales, en declaraciones a la radio RPP.

Ante esta ola de fuego que ha arrasado con la flora y la fauna, más de más de 200 guardaparques y bomberos forestales monitorean minuto a minuto el estado de emergencia del incendio en los bosques de la Amazonía de Brasil y Bolivia, para prevención, dijo en Twitter el Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (Sernanp). 

Varios gobiernos de distintas naciones han mostrado su preocupación y han enviado ayuda al gobierno brasileño para que puedan ejecutar acciones y controlar las llamas. Entres las ayudas enviadas se encuentran la del presidente de Bolivia Evo Morales, quien alquiló un avión estadounidense con capacidad de 150 mil litros de agua para combatir las llamas.