De manera sorpresiva y sin siquiera haber anticipado pista al respecto, los venezolanos despertaron  este lunes con la noticia de un aumento de salario mínimo, que ubicó el ingreso integral mensual en 300 mil bolívares, lo que equivale a 52 mil pesos colombianos. 

“(El) nuevo ingreso mínimo para todos los trabajadores en la República Bolivariana de Venezuela ha sido establecido en 300.000 bolívares soberanos (54.397 pesos colombianos), de los cuales 150.000 corresponden a salario mínimo (estaba en 40.000) y 150.000 a cesta ticket socialista“, dijo Francisco Torrealba, presidente de la comisión de Trabajadores de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). 

Como es bien sabido, la crisis económica en Venezuela hace que este incremento más que un alivio, se convierta en un nuevo dolor de cabeza, pues –tal y como lo afirman ciudadanos de ese país- el comercio aumenta el valor de los productos a la par que sube el sueldo. 

El presidente interino Juan Guaidó escribió a través de su cuenta en Twitter que “desde la usurpación en Miraflores se siguen burlando del Pueblo trabajador. Anuncian a escondidas otro aumento de salario que evidencia su fracaso económico, tenemos el salario más bajo del continente”, y sentenció: “Sin dar la cara, el usurpador deja en boca de otro su anuncio tan triste”.