El Banco Central de Venezuela (BCV) puso en circulación un nuevo billete de 1 millón de bolívares, el de mayor denominación en la historia del país y reflejo de la hiperinflación que sufre Venezuela desde hace años.

La cuenta de Twitter del Banco Central venezolano anunció el lanzamiento de tres nuevos billetes (de 200.000, 500.000 y 1 millón de bolívares) «para cumplir con los requerimientos de la economía nacional».

El lanzamiento del nuevo billete fue acogido con escepticismo. El pronóstico generalizado es que perderá su ya escaso valor tan rápido como lo hicieron muchos de sus predecesores en el cono monetario.

El economista Luis Vicente León, de la consultora Datanálisis,  cree que «esta medida solo tendrá efecto por unas semanas o, quizá meses, porque el bolívar no inspira ninguna confianza».

En el verano de 2018 el presidente Nicolás Maduro anunció el lanzamiento de un nuevo cono monetario como parte de su Plan de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad para hacer frente a la «guerra económica» de Estados Unidos, a quien culpa de los problemas de la economía venezolana.

El economista y político opositor José Guerra calcula que, de sumarle todos los ceros eliminados por el gobierno en los últimos años (8) el nuevo billete de 1 millón lo sería en realidad de 100 billones.