El Centro Nacional de Huracanes de EE UU informó que el huracán Dorian ha dejado 30 muertos y miles de desaparecidos a su paso por Bahamas, una localidad que ha sufrido también daños materiales y emergencia que el Estado intenta controlar.

El huracán, que el domingo pasado alcanzó la máxima categoría, la 5, en su devastador paso por las Bahamas con vientos de hasta 290 kilómetros por hora, ha seguido su curso por la costa suroeste de Estados Unidos causando menos estragos de los que se pronosticaron en un comienzo.

Hasta el viernes, en horas de la tarde, el huracán había descendido a categoría 1 con fuertes vientos de 150 kilómetros por horas que ha ocasionado una alerta en la costa Este de los EE UU.

En la localidad de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida y Gergia, unos tres millones de personas se han visto obligadas a evacuar por miedo a la llegada de esta tormenta que mantiene en alarma a sus residentes.

Dorian también expande su tamaño con vientos huracanados que cubren más territorio. Ahora se pronostica que podría llegar incluso hasta Virginia a finales de la semana.