Mientras organizaciones internacionales han exaltado el anuncio del presidente Iván Duque de crear un Estatuto de Protección Temporal a migrantes venezolanos, el gobierno de Venezuela lo ha cuestionado afirmando que esto no generará ningún beneficio y que el mandatario colombiano busca lucrarse de ello. 

Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), dijo durante su programa televisivo ‘Con el Mazo Dando’, que “dentro de seis meses, ustedes verán los resultados de esa decisión (…). No va a beneficiar absolutamente a nadie. Después de una campaña de desprestigio de los venezolanos afuera, ahora y que le van a regularizar su situación». 

En ese mismo orden de ideas, el canciller Jorge Arreaza se dirigió a Duque definiéndolo como “cara e’ tabla” (expresión utilizada en el vecino país para referirse a alguien descarado), que fue un “candidato financiado por los narcotraficantes”. 

Así las cosas, este estatuto con el que se pretende dar a los venezolanos residentes en Colombia un lapso de 10 años para diligenciar una visa de residente, ha generado reacciones tanto a favor como en contra, no sólo por parte de las autoridades, sino también desde la población civil.