El exmandatario boliviano, Evo Morales, se pronunció sobre los acontecimientos violentos que aún se desarrollan en la nación donde tuvo que renunciar a la presidencia por las denuncias de fraude en los comicios electorales que lo habían dado nuevamente como ganador, y aseguró que “no es responsable de lo que está ocurriendo en el país”.

Morales precisó que durante el proceso electoral no hubo fraude y que renunció a la presidencia debido a las presiones que recibió. “La derecha me obligó a renunciar, sin seguridad de la policía y de la fuerza armada. Lo peor es que estaban quemando casas de hermanos que me acompañaron estos años”.

El exmandatario dijo que “durante sus gobiernos el cambio llegó a Bolivia, donde el pueblo fue atendido” y, según su criterio, visibilizado ante el mundo con grandes logros que hicieron ver a Bolivia como una nación con un desarrollo potencial.

Te puede interesar:  Escrutinio definitivo posiciona a Luis Lacalle Pou como presidente de Uruguay

“Mi único delito fue haber sido indio y haber cambiado Bolivia. Estoy convencido de que hemos demostrado cómo se gobierna con transparencia y responsabilidad”, afirmó Morales.

Sobre las elecciones que se tienen previstas celebrarse nuevamente en Bolivia, Morales dijo que tiene “derecho a estar en Bolivia. No como candidato. Mi partido (el MAS) es el movimiento más grande la historia. Este movimiento tiene historia. Este movimiento dijo que otra Bolivia es posible, sin Banco Mundial ni intervención de Estados Unidos”.