Tras meses de buenas relaciones que sostenía el gobierno de Estados Unidos con la administración de Brasil se conoció un quiebre en las relaciones, luego de que Donald Trump negara respaldar la propuesta de Brasil para unirse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La información fue confirmada por el estadounidense Michael Pompeo, secretario de Estado, quien aseguró que su gobierno rechazó la solicitud para discutir una mayor ampliación del club de los países más ricos, donde Brasil pretendía ingresar.

Washington respondió que solo respalda las ofertas de membresía de Argentina y Rumania. “Estados Unidos sigue prefiriendo la ampliación a un ritmo mesurado que tenga en cuenta la necesidad de presionar por la gobernanza y la planificación de la sucesión”, decía la carta.

Esta decisión contradice lo anunciado por Trump en marzo, cuando sostuvo que su gobierno apoyaba la iniciativa para que Brasil se uniera al grupo de 36 miembros, pero ahora el panorama es otro que no alienta las relaciones diplomáticas.