El caso de Victoria Esperanza Salazar, una salvadoreña que murió este fin de semana durante un procedimiento policial en Tulum-México, ha conmocionado al mundo, no sólo por la gravedad del caso, sino también por la similitud que este tiene con la polémica muerte de George Floyd en Estados Unidos.

Esta mujer de 36 años llevaba varios años viviendo en el país azteca en calidad de refugiada. Según el reporte policial, el operativo que se dio el dia 27 de marzo, obedeció a que presuntamente ella estaba alterando el orden público, por lo que los uniformados intervinieron.

Testigos indican que ella no opuso resistencia a la autoridad, sin embargo, en videos que se filtraron del hecho, se ve como los policías la colocan boja abajo sobre el pavimento, y uno de ellos la somete presionandole la columna con su rodilla, mientras que otra funcionaria hace lo propio, pero en el cuello.

De un momento a otro la mujer se descompensó, y fue allí cuando la montaron en la patrulla para llevarla a un hospital, pero ingresó muerta.

El informe forense reveló que sufrió «una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra, lo que provocó la pérdida de la vida de víctima».

El presidente mexicano Andrés López Obrador, repudió lo ocurrido y pidió a los entes judiciales que este hecho no quede impune, pues a su juicio, Victoria «fue brutalmente tratada y asesinada».

A su turno, la Fiscalía anunció investigaciones contra los agentes implicados.