Tras la detención y  procesamiento del expolicía Derek Chauvin, de Mineápolis (EE. UU.), por la muerte del afroamericano George Floyd, su esposa anunció que se divorciará de él.

Chauvin es un policía blanco que, según se ve en videos grabados por transeúntes, mantiene sometido en el suelo a Floyd, subido sobre él y con su rodilla sobre su cuello durante varios minutos, sin atender a sus ruegos de que no puede respirar, hasta que llega una ambulancia y se lo lleva sin señales de vida.

Un abogado que representa a  Kellie Chauvin, (esposa)  emitió en la noche del viernes un comunicado en el que dice que su representada, «devastada» por la muerte del afroamericano, anuncia que ha decido «disolver su matrimonio».

«Esta noche hablé con Kellie Chauvin y su familia. Está devastada por la muerte del señor Floyd y sus mayores simpatías recaen en su familia, sus seres queridos y todos los que están sufriendo esta tragedia», indica.

Así  mismo, el abogado expresa que «aunque la señora Chauvin no tiene hijos de su matrimonio actual, respetuosamente solicita que sus hijos, sus padres y toda su familia tengan seguridad y privacidad en este momento difícil».