Una sentencia de las autoridades que condenó a prisión a nueve políticos por el proceso independentista de entre 2012 y 2017, fue el detonante para que se produjera el estallido social en España, que deja hasta el momento 33 detenidos y 96 heridos.

El balance oficial fue dado por el Ministerio del Interior de este país, que indicó que la mayor parte de las detenciones se han efectuado en Barcelona, foco de la mayor parte de las protestas, con barricadas, hogueras, y desmanes entre manifestantes y policías, razón por la que es la ciudad del país con mayor número de lesionados.

Así mismo el ente dio cuenta que de los heridos, 46 son uniformados tanto de las fuerzas catalanas como de la Policía Española.

El revuelo inició desde el pasado 14 de octubre, y a la fecha más allá de calmarse, las calles cada vez están más encendidas. Se han contabilizado al menos 100 carreteras totalmente incomunicadas, en las que se han desarrollado más de 250 incendios propiciados por los manifestantes, cuyas llamas han alcanzado vehículos, inmuebles y todo lo que se anteponga a su paso.

Los políticos condenados fueron capturados por su vinculación a la promoción de un referéndum y declaración de independencia de Cataluña. Su juicio inició en febrero de este año y esta semana la justicia los condenó a 13 años de cárcel por el delito de sedición y malversación de fondos. Se conoció que otros tres capturados fueron hallados culpables por desobediencia pero no irán a prisión.