La fuerza con la que avanza el huracán Dorian es inminente. A pesar de que ya bajó a la categoría 3, en su paso rumbo a la costa suroriental de Estados Unidos, se ha llevado consigo cinco vidas en las Bahamas y ha generado la evacuación de al menos un millón de personas.

Esta información fue confirmada por el primer ministro, Hubert Minnis, quien explicó que, desde el pasado domingo, 01 de septiembre, se ha tenido vientos de 300 kilómetros por hora, los cuales han azotado a centenares de viviendas, centros educativos y académicos, y establecimientos comerciales, dejando a un sinnúmero de familias damnificadas.

Unidades de Protección Civil han descrito a Dorian como el mayor fenómeno natural de los últimos tiempos en el Atlántico. Asimismo, el Centro Nacional de Huracanes informó que los viento “se han reducido sensiblemente” y que la máxima alerta permanece latente sobre los estados de Florida, Georgia y Carolina del Sur.

“Recen por nosotros, por favor. Recen por Ábaco. Estamos atrapados. Mi bebé solo tiene cuatro meses”, rogaba una mujer en un vídeo compartido en redes sociales, que mostraba un edificio de viviendas arrasado. Entre las víctimas mortales hay un niño de 8 años que se ahogó tras ser arrastrado por la corriente en Ábaco.