Diez personas murieron y 16 desaparecieron después de que el tifón Hagibis, considerada la peor tormenta en décadas, azotara Japón y paralizara Tokio, causando que los ríos se desbordaran y dejando casi medio millón de hogares sin electricidad.

Los fallecidos pertenecían a zonas que incluyen Chiba, Gunma, Kanagawa y Fukushima en los alrededores de Tokio. Entre las víctimas mortales resaltaron el deceso de un hombre de 60 años, a quien encontraron dentro de su apartamento inundando en Kawasaki.

Dieciséis personas también desaparecieron el domingo, dijo el Gobierno que agregó que la magnitud total de los daños estaba apenas comenzando a manifestarse, ya que se trataba de un fenómeno generalizado y muchas zonas aún estaban bajo el agua.

Alrededor de 425.000 hogares no tenían electricidad, lo que despertó el temor de que se repitieran los cortes de electricidad que se produjeron durante semanas después de que otro tifón azotara el este de Tokio el mes pasado.

La tormenta, que según el gobierno podría ser la más fuerte que ha azotado Tokio desde 1958, provocó precipitaciones récord en muchas zonas, incluida la popular ciudad turística de Hakone, que fue golpeada con 939,5 mm de lluvia en 24 horas.