La candidata presidencial Keiko Fujimori, solicitó anular 802 actas de votación, lo que representa un total de 200.000 votos, asegurando que hay irregularidades y fraude en varias mesas en medio de las elecciones de Perú.

Actualmente, todavía no se sabe quien es el nuevo presidente de Perú, sin embargo, en lo que va de escrutinio hay una ajustada diferencia de aproximadamente 70.000, cuando falta solo el 1% de mesas escrutadas frente al candidato izquierdista, Pedro Castillo.

«Estas 802 actas representan 200.000 votos, que cuando sean admitidas deben ser retiradas del recuento nacional», afirmó Fujimori.

Por el momento, el candidato Castillo, lleva el 50,2 % de votos a favor, frente a la derechista Fujimori que por el momento registra 49,7 %.

«Si sumamos las 802 mesas en las que se han presentado solicitudes de nulidad, que representan unos 200.000 votos y agregamos 300.000 votos (de las actas observadas), todavía están en juego 500.000 votos, a nivel nacional, que creemos es fundamental se analicen para el recuento final», manifestó Fujimori.

Entre las presuntas irregularidades encontradas, aseguran que se encuentra la falsificación de firmas de miembros de mesas, lo que representa un total de 125.000 votos o de resultados en mesas donde no se consigna ni un voto a favor de Fujimori.

Otro de los presuntos fraudes detectados es que, en 65 casos, las mesas están compuestas por familiares, algo que por ley no se encuentra permitido en su país.  

Los abogados Miguel Torres, militante de Fuerza Popular, y Julio César Castiglioni señalaron las aparentes irregularidades detectadas en las mesas, en las que han pedido la nulidad, atribuidas al partido Perú Libre, del candidato izquierdista Pedro Castillo, quien ha recibido 50,2 % de los votos al 99 % del escrutinio.

Entre ellas mencionaron las supuestas falsificaciones de firmas de miembros de mesa en 503 actas, que representan 125.000 votos, o de resultados en mesa en 132 actas, donde no se consigna ni un voto a favor de Fujimori.