El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se impuso en las elecciones presidenciales de Argentina con el 48,11 % de los votos frente al mandatario Mauricio Macri, quien obtuvo el 40,37%, según el conteo provisorio, y de esta forma el dirigente peronista ganó los comicios en primera vuelta. 

En efecto, para evitar el ‘balotage’ la oposición debía obtener al menos el 45 % de los sufragios afirmativos, o el 40 % y una diferencia superior a los diez puntos con su contrincante más cercano. Así, la distancia entre ambos candidatos garantizó que no se disputará una segunda ronda, y Fernández dirigirá el Ejecutivo a partir del 10 de diciembre.

Cristina Fernández de Kirchner asumirá la vicepresidencia. La jornada electoral coincidía con el noveno aniversario de la muerte de su marido, Néstor Kirchner, el presidente que a partir de 2003 logró sacar Argentina del marasmo en que había caído el país tras el colapso económico de 2001 y 2002.

La expresidenta, encausada en múltiples sumarios por corrupción, no habló del aniversario. Sí lo hizo, emocionado, Alberto Fernández, que fue jefe de Gabinete de Néstor Kirchner: “Le quiero mucho y siempre está”, dijo.