Unas voraces llamas que con el pasar de los días se extienden a mayor escala es el escenario que se registra en el Amazonas, Brasil, desde hace dos semanas, donde la temporada seca ha sido una de las causantes para la propagación del fuego.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) informó que la localidad brasileña está viviendo el mayor incendio forestal registrado en los últimos cinco años. Según la institución en lo que va de 2019 la entidad ha tenido un repunte de 83% más de incendios que los contabilizados durante el 2018.

Las estadísticas demuestran que en Brasil durante enero y agosto han ocurrido 72.843 focos de incendios frente a los 39.759 que contabilizaron en 2018.

Con esta cifra, Brasil encabeza el ránking regional de focos de incendio, siendo seguido por Venezuela con 26.453 y Bolivia con 16.101.

Sobre este hecho, los brasileños manifiestan a través de las redes sociales sentirse en pánico. Debido a la magnitud de la gravedad posicionaron en Twitter los hashtag #Amazonas y #PrayforAmazonia, con los cuales criticaron duramente al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien acusan de no hacer nada para tomar medidas y poder apagar el fuego.

Sin embargo,  el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, al ser consultado sobre el avance del incendio respondió que «el gobierno movilizó todo el efectivo de brigadistas y aeronaves y ya están actuando junto con los gobiernos regionales».